4 diseñadores mexicanos que deberías conocer

A principios del siglo XX, México ganó una reputación como potencia artística, lo que nos dio grandes figuras como Frida Kahlo y Diego Rivera. La tradición continúa al día de hoy, por lo que mostraremos a 4 excelentes diseñadores mexicanos.

No solo es una oportunidad para destacar diseñadores talentosos que merecen nuestra atención, sino que también es una oportunidad para explorar tanto a aquellos que han trascendido los rasgos de diseño de México, como a los que ayudan a dar forma a la reputación del diseño moderno de mexicano.

Luis Pinto

Originario de México, el diseñador Luis Pinto trabaja a partir de bocetos para crear conceptos mágicos y alegres.

Muchas de sus obras presentan un motivo que se ve con frecuencia en el diseño gráfico mexicano: fondos planos y de colores brillantes que ofrecen contraste con el tema multicolor detallado. Pinto lleva este concepto al límite, trabajando en hasta 6 colores profundos, brillantes y saturados en el contenido de primer plano.

Lourdes Zolezzi

Vivir en la sombra de grandes como Saul Bass, Shigeo Fukuda y Paul Rand no es una tarea fácil, especialmente para una mujer en un campo del trabajo con frecuencia dominado por hombres como lo es el diseño gráfico.

El trabajo de Zolezzi es fácil de identificar por sus formas imperfectas de cortado y pegado, además de por su estilo compositivo, así como por su potente texto a menudo relacionado con las imágenes. Si bien el tema de su trabajo no está directamente relacionado con la cultura mexicana, vale la pena señalar que los fondos planos, brillantemente saturados se entrelazan a lo largo de su trabajo.

Rafahu

Rafahu es un maestro ilustrador proveniente de la Ciudad de México que vale la pena conocer, especialmente para todos los ilustradores. Culturalmente, su trabajo le habla a México en sus paletas de colores ardientes y festivos, que giran en torno a los rojos y amarillos, con pizcas de verdes y azules.

Orlando Arocena

El diseñador mexicano Orlando Arocena, otro artista que trabaja a partir de bocetos. Arocena construye cada pieza en capas, lo que definitivamente se nota en el resultado final: un paisaje nítido y dimensional de dominio del diseño.